Ventajas del forjado a martillo de los cuencos tibetanos

  • El trabajo de forjado mejora las propiedades de los metales. Golpe tras golpe la estructura interna del material se va refinando dando como resultado un cuenco con mejores propiedades sonoras y de vibración.
  • Se pueden obtener cuencos más livianos para poder sostener cómodamente con la mano a diferencia de los cuencos fabricados por fundición.
  • Se obtienen frecuencias más bajas alcanzando óptimas frecuencias para el trabajo terapéutico.
  • Ideales para el masaje sonoro por su potente y profunda transferencia de vibración hacia todos los rincones del cuerpo.
  • Generan cantidad de armónicos por de bajo de su nota fundamental produciendo una profunda relajación mental y espiritual a ejecutarlos en baños sonoros.
  • Son óptimos para trabajar en el agua como complemento de baños vibro acuáticos como las técnicas de Watsu y Aguahara.
  • Son únicos y exclusivos.

Con el tiempo luego de ser usados intensamente puede aumentar el espíritu y la plenitud del sonido, de hecho hay un trabajo físico y mecánico entre moléculas similar al efecto de forjado donde esta forma de conformado le va confiriendo mayor tenacidad golpe tras golpe, tenacidad que redunda en mejor sonoridad. De igual forma se puede describir el trabajo resultante de su uso prolongado.